Inicio Editoriales Lo Mismo de Siempre

Lo Mismo de Siempre

3
Compartir

El ejercicio de oposición siempre está a merced de cualquier tipo de traspié y sobretodo de la receptividad de las personas a quienes se les dedica en parte una serie de comentarios. Siempre he tratado de ser directo en mis apreciaciones, y todas aquellas son muestra clara de que cuando me expreso tengo en mi haber, las documentaciones correspondientes para justificar y tener un mayor porcentaje de razón.

Si bien, en Arauca todo se sabe, son pocos los que plasman una idea en escrito. Parece ser que en esta región del país la pérdida de memoria parece ser un síndrome de acuerdo a las necesidades y no realmente una enfermedad como ocurre en algunos lugares del país, como el caso de dos municipios en Antioquia, donde sus habitantes sufren Alzheimer por mutaciones genéticas. La malformación en Arauca, para el síndrome de mala memoria, se debe directamente a que cada quién tiene un interés particular en sobrevivir y para ello hay que estar bien con todo, sin importar que se vulnere la existencia misma del ser.

Pero eso no es solo mal de las personas, que tengo que llamarlas “cultas”, sino de las familias más pobres, que al imitar ese tipo de comportamiento, siguen y seguirán en una situación miserable debido a que solo viven para saciar sus eternas necesidades insatisfechas, incluso para vender su conciencia que hipotéticamente les podría cambiar la vida. No conocen la palabra, otredad o divergencia, quizás porque muchas veces nuestros gobernantes sienten la necesidad de llenar sus necesidades insatisfechas que les trae el manejo de los asuntos del poder

Desde esta columna he debatido y cuestionado las actuaciones de los dirigentes políticos del departamento, todas con la documentación requerida y mucho más haciendo reflexiones al mejor estilo de eco de medios. Los gobernantes de Arauca, deben entender que, si detentan el poder, sus actuaciones son públicas, incluso los espacios personales porque son objetos de la mirada de todo, esto por la cesión de funciones que le otorga el ciudadano común por medio de los votos. Como he venido sosteniendo en este medio, siempre hay que ver como se desempeñan hasta en lo personal, porque eso replica como ejemplo de lo que hacen como servidores públicos. Pareciera a veces que los “dignatarios” de este departamento, se les olvida que sus actos replican en todos nosotros que, si ejercen la corrupción quitando un peso para la salud, quizás esos pesos menos, causen la muerte progresiva en algún hospital tal como sucede hoy día.

Cuando el gobernante no es político, no entiende siquiera lo que escribo; no porque no sepa interpretar, sino que simplemente porque no nació con esos atributos para conocer siquiera lo que es la política en toda su extensión. La política debe ser de políticos, de naturaleza, no por émulos sacados como una mala copia de lo que es un “líder” excepcional, o como alguno llaman “politiqueros”, porque llegamos a los espacios propios de la construcción de país como el congreso de la República con las mismas dinámicas clientelistas sin que beneficie a la comunidad del departamento. Además, estos politiqueros se mueven a través del chantaje, de la componenda y no porque genere sensaciones reales, producen lástima, porque no tiene más que le virtud de poner piedras en el zapato a través de cargos de renombre nacional a todo gobierno regional que no se le subordine de forma casi omnipotente; a lo cual los araucanos debemos evitar a toda costa que estos personajes no lleguen a cargos de elección popular y sean accidentes políticos costosos como ha venido sucediendo para el congreso y en los gobiernos regionales.

Adenda: Hasta el momento no hay un candidato atractivo para la cámara de representantes que llene las expectativas de los habitantes del departamento. La verdad, da pena ajena no tener liderazgo político serio que no sea coyuntural.

 

Por: Simón Cedeño
EDUARDO SIMÓN CEDEÑO ÁLVAREZ
Politólogo, Especialista en Relaciones Internacionales
Pontificia Universidad Javeriana – Bogotá
Contacto
(57)310.752.05.93